El ayuntamiento no nos da permiso para limpiar las fuentes… Así que disfrutaremos del pase, conoceremos nuestras fuentes, pero no podremos ayudar limpiadoras… una pena. Os dejamos el  documento de notificación

Paseo y limpieza
de las fuentes de Collado Mediano

¡Ánimate! ¡No faltes!

¡Colabora para que Collado sea un lugar
mucho más agradable para vivir y para visitar!

El agua es vida. Las grandes civilizaciones han surgido a la orilla de grandes ríos. Los pueblos se han erigido allí donde había agua en forma de arroyos o manantiales. Además de un elemento fundamental en los ecosistemas, las personas la necesitamos para todo: alimentación, agricultura, ganadería, industria…

Hasta la llegada del agua corriente a las viviendas, lograda en la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX gracias a enormes obras de ingeniería, los vecinos y vecinas de los pueblos tenían que ir periódicamente a llenar cántaros a las fuentes para el abastecimiento personal. Constituían por tanto lugares de reunión, de encuentro y charla. Y como elemento fundamental de la vida que eran, se construían con los mejores materiales y conservaban con esmero.

Lejos queda aquella época, y casi nadie guarda memoria del servicio tan fundamental que nos dieron las fuentes. Por eso se menosprecian, descuidan y estropean. Pero su importancia histórica e interés etnográfico y artístico, hacen que sean consideradas elementos del patrimonio histórico de cada municipio. Y, por lo tanto, merecedoras de protección.

En Collado Mediano contamos con once fuentes (1): del Caño, de la Plaza, del Queso, de la Dehesa del medio, del Ramiro, de la Dehesa, del Cubillo, Barbarita, Fuentecina, del Piejo y del Roblelpoyo. Son uno de los principales valores que tenemos, pero su estado de conservación es variado, siendo en algunos casos muy deficiente.

Como vecinas y vecinos de Collado Mediano, hemos decidido implicarnos activamente en la mejora de nuestro pueblo. En este caso, empezando por estos elementos tan importantes e interesantes: nuestras fuentes. Visitaremos algunas de ellas, veremos cuál es su estado de conservación y nos pondremos manos a la obra para mejorar su aspecto. Cuantas más personas seamos, mejor las podremos dejar.

La actividad comenzará a las 10:00
y durará unas dos horas aproximadamente.
Nos acompañarán guías y contaremos
con materiales adecuados para las tareas de mejora.